Tag Archive | Coldplay

Sound 2011 (II)

Quedan sólo días para acabar el año. Aún con la Navidad muy presente, aquí va la segunda parte de las canciones interesantes de 2011. Las del anterior post estaban más escondidas. Estas seguro que sonarán más.

THE STROKES – Macchu Picchu

Ya pueden recibir las críticas que quieran, pero la música de The Strokes camina, y camina muy bien. Genial como cuidan el sonido, cada nota cuando toca. Para que después Casablancas pretenda que canta con desgana (¡venga ya!).

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=3JxoUo43Zg8%5D

COLDPLAY – Hurts like heaven

Lo nuevo de Coldplay tiene sus detalles decepcionantes, como los tracks sin demasiado sentido con sólo un coro facilón. Esta pieza, sin embargo, sí está  a la altura. Cada vez más trabajadas las guitarras de  Jonny Buckland. Una gran pieza, de principio a final.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=bECRafNtY_s%5D

SWITCHFOOT – Selling the news

“Vice Verses” es una giro de tuerca más a la simplificación a la que van disco tras disco la banda de San Diego. Paso a paso, han vuelto a sus inicios. Cada vez más mensaje en menos palabras. Y esta es todo manifiesto contra la utilización de los medios de comunicación como herramienta para ocultar la verdad.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=kDPOu0Tmlv4%5D

FOO FIGHTERS – I should have known

Foo Fighters ya hace tiempo que se desprendió de la sombra de Nirvana. Acumulan canciones para hacer 2 álbumes de Greatest Hits (llevan uno). Hacen lo que quieren hacer, y lo hacen como pocos. “We don’t use computers and stuff like that, we just do rock’n’roll”. Genial el disco entero, de arriba a abajo. Esta, dedicada a Kurt Cobain: “I cannot forgive you yet”.

[youtube:http://youtu.be/k8zC6hKhbVk%5D

RADIOHEAD – Lotus flower

El baile de Thom Yorke es muy raro. Pero tampoco no hay nada nuevo en eso, los genios se permiten esas cosas. Lotus Flower es una canción que, como la mayoría de temas de Radiohead, crece cuanto más la escuchas. ¡La capacidad de crear ambientes de Radiohead sigue siendo sorprendente!

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=cfOa1a8hYP8%5D

Cinco canciones para cerrar 2009

Cinco canciones de 2009. No son las mejores, ni las más escuchadas, ni las más valoradas. Pero todas tienen un significado profundo que puede dar un enfoque nuevo al año que se acaba. Después de las tres recomendaciones de Daniel Jándula la semana pasada, aquí van 5 canciones que han destacado individualmente.  A lo mejor alguna de ellas incluso nos apunta a algo que hasta ahora aún se nos había escapado, este año.

U2- Moment of surrender. Será un clásico de U2. En Barcelona, abriendo la gira mundial del nuevo No line on the Horizon, Bono acabó la traca de canciones con esta joya. Gracias en parte a los cinco acordes con los que el synth marca la base que se extiende por toda la pieza, “Moment of Surrender” atrae desde el primer momento por su calidez, que anticipa algo creíble. Y entonces entra la voz de Bono, muy desgarrada, cantando desde un lugar profundo, hacia arriba, frases lanzadas al cielo, pero mirando hacia el suelo. En un momento, parece que el irlandés se ha quedado a  solas con Dios: “En el momento de la rendición, en el que la visión estaba por encima de la visibilidad, (me plegué sobre mis rodillas), no veía los que pasaban por mi lado, y los que pasaban no me veían a mí”. Es un encuentro de uno a uno entre alguien que “ha jugado con fuego”, que ha “estado en todos los agujeros negros”, y un Dios que sigue ahí. “Mi cuerpo suplica volver, pide volver a mi corazón, al ritmo de mi alma”.

Relient K- Sahara. Vaya disco el de este año. Nuevos ambientes, y melodías que empiezan a romper definitivamente con todo el punkpop surfero anterior. Un álbum de 15 canciones trágicas, temático, es la forma en que parece que Matt Thiessen expresa su año de duelo. Escuchando los temas, a uno casi le sabe mal tener una mirada tan cercana a todo lo que ha significado su frustrada relación con la persona con la que se iba a casar. Letras que intentan describir la vergüenza, la frustración, el deseo de desaparecer, en un álbum producido a medida de un músico superdotado que parece haber perdido su identidad, que ya no entiende nada. “Sahara” (que va en un pack junto a “Oasis” y “Savannah”) avanza al ritmo de quién en su mente cree que arrastrándose por la arena llegará a huir de lo que le quema. Thiessen habla del león que no sabe si perdió el trono por su orgullo o por sus mentiras, y del viajero con exceso de confianza que se metió en el desierto y ahora espera detrás de una duna a que caiga la siguiente noche. No hay agua, no hay recursos propios, así que queda gritar: “Te pido una cosa. Sólo una cosa. Nunca me dejes ir. Aunque yo te dé la espalda”.

Coldplay- Death and all his friends. Es la pieza más entrañable de Viva la Vida. De hecho, es el contrapunto a la épica canción sobre reinos perdidos y mil significados que ya todos hemos escuchado demasiado (la del “Ooooh-oooh-oh, Ooooh-oooh-oh”, cantado a coral). Ésta última canción es más sincera, es más transparente que el punto álgido del disco, y en lugar de vender adrenalina, retrata en tres increíbles cambios de ritmo algunas breves reflexiones sobre a dónde se va después de vivir la vida. Así Coldplay cierra un álbum redondo (de los que hay que escuchar de un tirón) y todo parece que queda en paz. Una sensación que en lo musical cuadra (vaya broche genial con la outro). “Death and all His friends” empieza como una nana, cambia a un compás que se desequilibra para ir creciendo a una melodía algo incómoda pero intrigante, y un riff de guitarra que busca algo que no encuentra. Para acabar con una declaración final: “No quiero reciclar venganza, no quiero seguir a la muerte y a todos sus amigos”. La vida y su final no se pueden hacer caber en un disco, y en ello está la profundidad de esta canción.

Switchfoot- My song: I’m on the run / I’m on the ropes this time / Where is my song? I’ve lost the song of my soul tonight / Sing it out / Sing it out / Take what is left in me / And make it a melody / Sing it out / Sing out loud / I can’t find the words to sing / You’d be my remedy / My song / My song /I’ll sing with what’s left of me / Where is the sun? / Feel like a ghost this time / Where have you gone? / I need your breath in my lungs tonight / Sing it out / Sing it out / Take what is left in me / Make it a melody / Sing it out / Sing out loud / I can’t find the words to sing / You’d be my remedy / My song // I’m holding on / I’m holding on to you / My world is wrong / My world is a lie that’s come true / And I fall in love / With the ones that run me through / When all along all I need is you. -A Jon Foreman le han dejado escribir una canción sobre lo algo que muchos viven y no saben cómo expresar.

Jars of Clay – Two Hands. Se comenta por foros y webs que The Long fall back to Earth es uno de los discos más destacados de esta ya muy experimentada banda. Lo que está claro es que siguen trabajando como el que más en la música, que se lo toman como profesión. Nuevo disco en 2009, pues, ya hemos perdido la cuenta, en el que destaca especialmente “Two Hands”, por expresarse tan sencillamente. Las contradicciones de una casa dividida contra sí misma, de un mentiroso que tiene sed de una verdad absoluta. “Si sólo mis dos manos hicieran los mismo, y no usara una para acercarte y otra para apartarte”, si sólo “abriera los ojos” concluye una melodía muy pop que funciona. Para Jars of Clay la fórmula también es rendirse y empezar un nuevo día. Un nuevo año con el cambio real.

[Lo mejor para escuchar estas canciones es Spotify  (legal y gratuito).  El formato vídeo también funciona, pese a perder calidad de sonido.]

Un buen 2010, lleno de melodías con sentido, y palabras que les den contenido!

Publicado en P+D

2008… en cinco canciones

Ya estamos todos con la navidad, las vacaciones, y pim pam, fin de año. No es la realidad (porque estamos  a 12 de diciembre, aún!), pero entre las empresas y el Ayuntamiento se empeñan en avanzar el 2009.

Pues nada, siguiendo la iniciativa de Fran, me he montado un Top 5 de las canciones que más me han impactado este año.  De hecho, sólo una se ha publicado en 2008, pero da igual, son las que definen un poco mi año. Cinco temazos. Ahí van…

ok computer

5. Arctic Monkeys: Riot van. Vaya voz, enganchada al teléfono, con una anécdota sobre antidisturbios y carreras por las calles. Suena a plan Bolonia en las Ramblas en Barcelona. Genial “And please just stop talking / Cause they won’t find us if you do”.

4. Jonah 33: Too much of me …”not enough of you”. Que razón de canción. Un tema que define errores y esperanzas de este año. Un grito alto y claro sobre el sentirse impotente. Y vale, también sobre el orgullo.

3. Incubus: Wish you where here. Alguna vez alguien se ha sentido muy SOLO en un momento mágico? Pues… eso. (esas segundas voces, en el coro, bestiales).

2. Radiohead: Creep. De Tom Yorke no sabes nunca si se está confesando o si te está tomando el pelo. Pero algo es claro, cuando estás como tio enfrente de según que persona especial, que es “just like an angel”, te sientes un “creep” con todas las de la ley, queriendo desaparecer y pensando: “I wish I was special” para ella. Gran entrada en falso de la guitarra, justo antes del coro.

1. Coldplay: Violet Hill. La introducción ambiental resalta la entrada por sorpresa: “It was a long and dark december…” con esa contundente suavidad. El bombo que marca las pausas, un coro que se va para arriba, arriba, también emocionalmente. Y ese final con piano, de quien desesperado susurra: “If you love me, won’t you let me know”. Mi canción de 2008, sin duda.

.

.

.

Cuál es topfive?

A %d blogueros les gusta esto: