Tag Archive | 25N

La voluntad de un pueblo

Es lunes, 26 de noviembre, y los operarios de los Ayuntamientos comienzan a bajar toda la publicidad que ha cargado las calles de políticos. Entre todos los mensajes que ahora desaparecen, el que resuena mejor hoy es el eslogan de CiU, ideal para definir el día después de las elecciones. Hoy, sí sabemos “la voluntad de un pueblo”. Y es bastante más compleja e interesante de lo que nos habían hecho creer:

1. Catalunya es más plural que nunca. Hay muchos colores. Justo cuando algunos llamaban a concentrar el voto en los polos fuertes, ha pasado lo contrario. Los partidos pequeños crecen. Los grandes caen. El eje nacional (España-Catalunya) coge más importancia en su gama de grises y el debate en el eje social (Derecha-Izquierda) también toma más significado: los candidatos que han hablado de la crisis suben con fuerza. Este collage fascinante marca la diferencia de Catalunya con España. Aquí hay un mosaico de 7 partidos como reflejo de una sociedad plural. España es diferente: tiene una mayoría absoluta del partido 1, una oposición del partido 2 y un partido 3 (IU) que hace lo que puede para ser una alternativa al bipartidismo que PSOE y PP crearon en los años 80.

2. Los Medios de Comunicación no se han enterado de la película. La misma noche de las elecciones, los responsables de los principales diarios reconocían en TV3 que estaban sorprendidos y que no habían sabido explicar lo que realmente pensaba la gente de a pie. Las encuestas se han equivocado mucho (¡una del CEO daba 71 escaños a CiU!). Señores periodistas y ‘creadores de opinión’: dejen de dar vueltas en los pasillos de los Parlamentos y vuelvan a mezclarse con la gente en su día a día. Porque no sólo los políticos viven y se retroalimentan en su pequeño mundo ficticio. Los periodistas, muchas veces, hacen exactamente lo mismo.

3. Suben los partidos que tienen las cosas claras. Junqueras, líder de ERC, ha hecho una campaña tranquila en la que el mensaje era muy sencillo: ‘Nosotros seguimos diciendo lo mismo de siempre, con un tono incluso más humilde: queremos la independencia’. Y los independentistas les han votado. Lo mismo pasa con Ciutadans. ‘Catalunya es una región de España’. El partido formado alrededor de Rivera nació para defender esta idea. La han mantenido, y la gente que opina así, les vota.

4. Los resultados dan lugar a un “Govern” natural. Como acertó a decir Mas, CiU es el único partido que puede plantear formar “Govern”. En medio de la crisis y habiendo perdido 12 escaños, necesitan un socio estable para no hundirse más. ERC sólo pedirá que se mantenga la promesa de un referéndum antes de 2014 y que a nivel de déficit se comience a hacer alguna cosa que no sea sólo recortar. El pacto podrían cerrarlo hoy mismo, aunque simulen unos días de negociaciones. Las dos otras opciones de CiU para sumar serian PSC y PP. Ambas parecen imposibles.

5. El PSC ha cambiado de clase. Hasta ahora eran un partido que jugaba para ganar. Pero han suspendido varias veces y ahora tienen nuevos compañeros de aula. Les costará acostumbrarse a ver como los Herrera, Junqueras y Sánchez-Camacho sacan las mismas notas que ellos. Es el momento ideal para comenzar de cero. Poner líderes jóvenes y decidir qué quieren ser, que es en lo que creen. Pueden poner, por fin, en marcha, el “Nou PSC”. Y pedir la independencia… del PSOE.

6. En CiU se han quedado en blanco. Mas avanzó las elecciones pensando que arrasaría. Y no ha conseguido ni el plan a) mayoría absoluta, ni el plan b) subir mucho y convertir al PSC en residual, ni el plan c) quedarse igual. La “patacada” es muy grande. Pedían que los independentistas de otros partidos les “prestaran el voto” para conseguir una “amplia mayoría”. Y ha pasado lo contrario. No sólo no reciben votos prestados de ERC, sino que ERC se lleva regalados una gran parte de los nuevos independentistas que han surgido en CiU. La suma puede ser simplista, pero… ¿Cuántos escaños pierde CiU? 12. ¿Cuántos gana ERC? 11.

7. La derecha catalana, debilitada y peleada. En primer lugar porque los resultados no son buenos: +1 (PP) -12 (CiU) = -11. En segundo lugar, los dos partidos pensaban que montar una pelea pública les daría muchos votos. Los insultos les fortalecerían mutuamente. Pero parece que en Catalunya no somos mucho de “Sávame DeLuxe”, no nos va el morbo. Ahora ambos están en una situación de relaciones rotas. Y no pueden hacer ver que no ha pasado nada. CiU pierde votos y además, pierde a su principal aliado.

8. La izquierda catalana se despliega. IC-V ha sabido explicar que no sólo se puede vivir de la ilusión. En los barrios hay familias que lo han perdido todo en los últimos años, y en las calles ha habido manifestaciones cada día (maestros, médicos, farmacéuticos, Ayuntamientos, transportes, industria, policía y bomberos, estudiantes…). Herrera ha buscado el voto de estos ciudadanos y se ha llevado unos cuantos. La CUP es otro partido que habla claro y con los pies en el suelo. Y sin el apoyo de los medios (no hace falta, existe internet), ha entrado a hacer políticas anti-sistema desde dentro del sistema (“queremos ser el caballo de Troya de la política catalana”, dicen).

Sólo Mas

Desde la mañana de viernes en la que Catalunya entera apareció forrada con publicidad electoral, Artur Mas no ha dejado de ser el centro de los comentarios. Todo el mundo tiene una opinión sobre el cartel que le han confeccionado, en el que aparece con los brazos extendidos, los dedos de las manos marcando la senyera y la mirada fija en un horizonte que sólo él parece ver.

En las redes sociales siguen comentando esta imagen que CiU ha querido proyectar de su líder bajo el lema “La voluntat d’un poble” (La voluntad de un pueblo). El parecido de Mas con el Moisés de Hollywood es tan claro que casi no puede ser una casualidad (aquí la comparación). Todo encaja para dejar a los ciudadanos con una idea sencilla:  el presidente liderará al pueblo hacia la tierra prometida.

Pese a las acusaciones de prepotencia, la dirección estratégica del partido, lejos de suavizar el tono, ha ido desarrollando el ‘storyboard’ en los últimos días. Se ha creado el hashtag #totsambelpresident, y los co-líderes del partido han desaparecido (incluso el incómodo Duran i Lleida) para convertirse en fans que arropan al jefe. El tinte religioso de todo ello lo ilustra de forma muy ácida un gag de la semana pasada del programa Polònia.

Mas ha anunciado que cuando acabe su misión (la de llevar a Catalunya al “estado propio”), se retirará para dar paso a otros. Le bastará con quedar en la Historia como la persona que llevó a Catalunya a su destino anhelado.

En todo esta aventura no le ha ido mal que un diario de Madrid especializado en conspiraciones (véase lo de ETA y el 11-M) haya montado un tinglado alrededor de unas supuestas cuentas del presidente en Suiza. Las respuesta parecía preparada de antemano: ‘Desde las cloacas, intentan atacar a Mas de todas las formas posibles’, nos dicen los convergentes, ‘porque saben que él es el único que puede llevar a Catalunya a la libertad’. Pero no le “destruirán”, decía Mas hace unos días entre los vítores de un público enfervorecido, y añadía (literal): “Si a mí me rompen las piernas, caminaré con las vuestras”.

Esta semana, el spot televisivo de CIU, que sale a diario en TV3 antes o después del “Telenotícies”, ha cambiado. El motivo puede ser las críticas que había recibido, aunque probablemente sea una mera decisión de campaña: refrescar los mensajes a media carrera. Otros partidos también lo han hecho. Desaparece el mar de banderas del anterior yel candidato se acerca a la cámara hasta casi comerse el espectador. Se trata de dar una imagen de cercanía. El lema secundario hasta ahora, pasa a ser el principal: “Fem-ho possible” (“Hagámoslo posible”).

Este es el vídeo:

Es un anuncio bastante normal, hasta que uno transcribe sobre papel las palabras del presidente:

que estamos en un momento de dudas, de interrogantes y también de sufrimiento (1). Pero ahora tenemos una oportunidad histórica, una oportunidad (2) que no estará ahí siempre, que debemos saber aprovechar. Una oportunidad única para vivir mejor (3), todos juntos. Llegaremos tan lejos como vosotros queráis (4). Y en este camino (5), sabéis que yo estoy y estaré a vuestro lado(6). Porque sólo si vamos juntos, lo haremos posible (6)”.

Una interpretación del mensaje podría ser la siguiente: el presidente es consciente de que el pueblo catalán está en una situación muy difícil y sin certidumbre (1). Pero se puede ver ya una esperanza futura (2), basada en la promesa de llegar a un destino soñado (3). El pueblo es quien con su esfuerzo puede conseguirlo (4), a través de una senda marcada (5), por la que el líder les acompañará en todo momento, marcando la dirección y dando seguridad (6).  Y así, el pueblo hará posible lo imposible.

Wow.

El domingo 25 veremos si los tciudadanos catalanes deciden darle a Mas los super-poderes que dice necesitar (la mayoría absoluta) o si, en cambio, dejan a medio coronar al auto-nombrado ‘rey Artur’ para confiar en otros representantes, que con menos carisma pero ideas probablemente más claras, ofrecen soluciones menos abstractas.

Modelando (moldeando) la realidad

Hoy empiezan las 2 semanas de “non-stop político” en Catalunya. En unas horas saldrán los partidos en tromba a lanzar sus mensajes, a alertar contra los mensajes de los otros y a repetir el nombre de sus líderes con voz emocionada.

De forma muy conveniente, justo hoy se presentan dos encuestas que pretenden pronosticar el resultado que podríamos el día de las elecciones. Los dos estudios son “oficiales”. Uno es del CIS (Centro de Estudios Sociológicos), bajo la supervisión del Gobierno de España. El otro es del CEO (Centre d’Estudis d’Opinió), bajo la supervisión del Govern de Catalunya.

El problema de las encuestas oficiales es evidente, se suelen “cocinar” (sobretodo cuando estan a punto de llegar las elecciones) según las necesidades del partido en el poder. Queda bastante claro si comparamos los datos que dan la una y otra:

ELECCIONES CATALANAS

A. Proyección de voto (en escaños) según el CIS (Gobierno de España):

CiU 63-64

PSC 19

ERC 17

PP 16-17

IC-V 11

Ciutadans 7

SI 1

B. Y la encuesta del CEO (Govern de Catalunya):

CiU 69-71

PP 18-19

PSC 15

ERC 14

IC-V 10

Ciutadans 6

CUP 0-3

Aunque en principio estos datos sólo son las opiniones de quien coge el teléfono en llamadas aleatorias, la diferencia del panorama que pintan los dos poderes dan a entender que a veces la respuesta depende de quién pregunta.

A. De los datos del CIS se puede sacar la conclusión de que el gobierno español quiere dar a entender que CiU no tiene en realidad el poder real entre la gente en Catalunya que  habitualmente se “auto-atribuyen”. Por tanto no llegarían a la mayoría absoluta (que está en 68 escaños). Además, se presenta a Esquerra como un peligro que crece, algo que un voto al PP, o por lo menos al PSC, ayudarían a frenar.

B. Los datos que saca el Gobierno catalán, en cambio, quieren dar otro mensaje: CiU es una gran fuerza hegemónica con la que la mayoría de los catalanes se puede sentir identificado. Obtendrá sin problemas la mayoría absoluta (esa “amplia mayoría que nos hará fuertes a la hora de negociar con España”,  que precisamente pedía Artur Mas en los últimos actos). Este resultado frenará al PP, que aun así es un peligro porque se sitúa en segunda posición. Los socialistas se descalabran.

Hasta aquí la visión de los dos gobiernos.

Hoy a las 00:01 empieza la lucha por llamar la atención de nosotros, los ciudadanos. Veremos cuál de estas dos “realidades” (y todas las encuestas que irán apareciendo a partir de ahora los medios) se parece más al único dato que realmente contará: el de los votos reales, el domingo 25 de Noviembre.

A %d blogueros les gusta esto: