Tag Archive | 2012

Visto en 2012

 

drive_stills_08Drive. Esto debe ser a lo que llaman un Instant Classic. De golpe, Gosling se hizo grande infractuando en un personaje parco de palabras pero sobrado de complejidad. A su lado, Carey Mulligan y todo el resto de los protagonistas aparecen profundos a los pocos minutos de presentarse en pantalla. La banda sonora ochentera es increíble y hace fluir una colección de planos  preciosistas. Suave, suave, el ritmo del film da tiempo de saborearlo todo. De esa película quedarán la perturbadora sucesión de ternura y violencia, las cámaras lentas y una canción, “Hero”. [Un clip]

 

josh garrelsJosh Garrels. El cantautoor crea ambientes totalmente distintos según la fábula que cuenta. Una voz muy cercana al micro, grave pero con mucho registro, y melodías nada facilonas que sin embargo aún siendo complejas se pegan fácilmente. “White Owl” (de “Love & War & The Sea in Between”) eleva enseguida y uno se deja llevar hasta al final con una progresión sobre una arpegiado que te lleva hacia un lugar en el que se ha cuidado todos los detalles. Su manifesto, “The resistance”. [En Spotify]

 

phantogram2Phantogram. El dúo de New York se acompaña de esa madurez que va más allá del aspecto hype. Saben hacer música, y a partir de allí aplican todas las herramientas al alcance, no al revés. Destaca la producción soberbia que envuelve la voz especial de Sarah Bathrel. A diferencia de lo que el título del EP “Nightlife” pueda dar a entender, el disco no invita tanto a salir a bailar (aunque para nada faltan beats) sino más bien a encerrarse en una habitación con unos buenos auriculares y un té.  “Don’t move” es una delicia. [En Spotify]

 

skrillexSkrillex. Lo de este chaval bajito, con gafas de pasta, tímido y con estética ‘emo’ es bastante curioso. Desde su interior (y su ordenador) saca un sonido durísimo, cargado a la vez de adrenalina positiva. Los tracks son estridentes y metálicos, construidos para destacar lo rítmico por encima de todo el resto. Los loops cortan voces, sonidos, ecos y los convierten en detalles que rellenan cada compás de forma diferente, haciendo su música interesante incluso para gente sin ningún tipo de cultura ‘clubber’. [en Spotify]

 

jot DownJot Down. Una revista online completamente en b/n que apuesta por los textos largos. ¿Dónde se ha visto eso? (Pues, más de lo que se pueda pensar, otras muchas, como Suburbios van en la misma línea contracorriente). El olor clásico de Jot Down encanta por su aspecto cincuentero, pero convence sobre todo porque los que escriben y fotografían recuerdan a lo mejor de la cultura de revistas americanas de esa época pasada a la que evocan. Algo de nuevo periodismo, buena fotografía y entrevistas de carácter (insisto, largas), como las de Quim Monzó, Jon Sistiaga o Esteban González-Pons. [El Facebook]

 

Barricadas y Sentidos

Imatge

El 25 de diciembre es un buen día para estrenar una superproducción, desde el punto de vista comercial. Pero  tratándose de una historia como la de Victor Hugo, el día de Navidad es ideal, también, para re-descubrir un relato con fondo. Tras verla casi involuntariamente en el día de su estreno, aquí van algunas ideas por las que creo que vale la pena ver “Los Miserables” en su versión “melodramática” (muy acorde con el feel del 2012 que termina).

Épica. Los colores vivos, las multitudes que se suman, las banderas de tejidos densos. Las melodías y la orquesta, los silencios y el vuelo de la cámara. La belleza de los gestos, las aguas negras, los vestidos de época, lo exagerado de lo despreciable. Todo rema en la misma dirección, y sólo se frena de vez en cuando en un “pause” para formar algún óleo de grandes dimensiones. Hooper, el director, tenía la receta: unir la emoción de un  musical, la grandilocuencia del cine y la profundidad de un clásico literario. Más la varita mágica: un buen presupuesto.

Imatge

Casting. La interpretación de la mayoría de los protagonistas es muy destacable. Unos maquillan su registro vocal limitado con su sola presencia (Russell Crowe o Hugh Jackman), o tiran de sobras con su gracia natural, como Sacha Baron Cohen (un puntazo meterle en una historia como esta) y Helena Bonham. Las voces de Amanda Seyfried, Eddie Redmayne y Samantha Barks (a la que han traído del reparto original del musical) devuelven la atención a la pantalla en seguida, en los momentos en los que el guión decae un poco. También los pequeños emocionan: tanto Daniel Huddlestone como Isabel Allen debutan en la gran pantalla, vaya presentación para iniciar su carreras artísticas, así todo será más fácil.

Y capítulo aparte para Anne Hathaway, que sorprende a quienes pensábamos que suele decepcionar. Su participación es contundente. Sobre todo en su escena clave, con un primer plano larguísimo en el que interpreta la melodía más famosa de la obra. Es emocionante como explica su vida, entre lágrimas, alternando momentos de esperanza y dolor desgarrado. Todo en una sola escena sin cortes. [*ya podemos olvidar, pues, el personaje plano de la película del murciélago negro].

Imatge

Revolución. La película nos recuerda que lo que nos liga a una patria son las personas distintas que se unen para formarla. A cualquiera que en el momento de ver el film esté en alguna fase de especial sensibilidad identitaria  (probablemente, no la francesa), se le hinchará el corazón por momentos con esa bandera roja, y se identificará con la pregunta de los jóvenes revolucionarios, tan política y tan actual: “Estará el pueblo detrás nuestro?”. El contrapunto es la otra revolución, la del amor platoniano. Aparece con la misma virulencia emocional que el fervor nacional, y es igual de predecible. La vieja combinación de libertad (lo macro) e intimidad (lo micro) hila la narración, y le da ritmo.

Aunque al final… se trata de la “gracia”. La palabra puede pasar desapercibida para los que vean la versión española. Sobre todo, porque en el subtitulado al castellano el concepto ni siquiera aparece (se traduce por “amor”). Y eso que en la V.O. suena “grace” a menudo. Hay que buscarla en la lírica de los protagonistas, en el inglés.  De hecho, es el nudo que da sentido a todo el relato. Tanto Valjean como Javert tropiezan con la gracia. Al protagonista esta le sorprende llegando desde fuera y le transforma al instante. El antagonista, en cambio, la ve venir a lo lejos, y aun así no puede evitar tropezar en ella. Como adicto a la Ley, no está dispuesto a aceptar la humillación a su propia justicia y acaba aplastado por la misma gracia que le podría haber salvado.

Imatge

Somewhere beyond the barricade
Is there a world you long to see?

————–

Post-data. Importante saber mantener la calma cuando la gente alrededor empieza a toser nerviosamente al darse cuenta de que casi toda la película va con subtítulos.

La voluntat d’un poble

És dilluns, 26 de novembre, i els operaris dels Ajuntaments comencen a baixar tota la publicitat que ha carregat els carrers de polítics. Entre tots els missatges que ara desapareixen, l’eslògan de CiU és el que millor ressona avui, ideal per definir el dia després d’unes eleccions.  Avui sí, sabem “la voluntat d’un poble”. I és bastant més complexa i interessant del que ens havien fet creure:

1. Catalunya és més plural que mai. Hi ha de tots colors. Just quan alguns cridaven a concentrar el vot en els pols forts, passa el contrari. Els partits petits creixen. Els grans cauen. L’eix nacional (Espanya-Catalunya) creix en la seva  gama de grisos i el debat en l’eix social (Esquerra-Dreta) pren més força: els candidats que han parlat de la crisi pugen amb força. Aquesta collage fascinant marca la gran diferència de Catalunya amb Espanya. Aquí hi ha un mosaic de 7 partits com a reflex d’una societat plural. Espanya és diferent: té una majoria absoluta del partit 1, una oposició del partit 2 i un partit 3 (IU) que fa el que pot per ser una alternativa al bipartidisme que PSOE i PP van crear als anys 80.

2. Els mitjans no havien entés la pel·lícula. La mateixa nit de les eleccions, els responsables dels principals diaris reconeixien a TV3 que estaven sorpresos i que no havien sabut explicar el que realment pensava la gent a peu. Les enquestes s’han equivocat molt (una del CEO donava 71 escons a CiU!). Senyors periodistes i ‘creadors d’opinió’: deixin de donar voltes pels passadissos dels parlaments i tornin a mesclar-se amb la gent, en el seu dia a dia. Perquè no només els polítics viuen i es retroalimenten en el seu petit món fictici. Els periodistes, moltes vegades, fan exactament el mateix.

3. Pugen els partits que tenen les coses clares. Junqueres, líder d’ERC, ha fet una campanya tranquila on el missatge era molt senzill: ‘Nosaltres seguim dient el mateix, amb un to més humil fins i tot: volem la independència’. I independentistes els han premiat. El mateix passa amb Ciutadans. ‘Catalunya és una regió d’Espanya’. El partit format al voltant de Rivera va nèixer per defensar aquesta idea. La han mantingut, i la gent que opina així, els vota.

4. Els resultats donen un Govern natural. Com encertava a dir Artur Mas, CiU és l’únic partit que pot plantejar un Govern. Enmig de la crisi i havent perdut 12 escons, necessiten un soci estable per no enfonsar-se més. ERC només demanarà que es mantingui la promesa d’un referèndum abans de 2014 i que a nivell de dèficit es comenci a fer alguna cosa que no sigui només retallar. El pacte el podrien tancar avui mateix, encara que simulin uns dies de negociacions. Les dues altres opcions de Govern de CiU serien PSC i PP. Les dues semblen impossibles.

5. El PSC ha canviat de classe. Fins ara eren un partit que jugava per guanyar. Han suspés més d’un cop i ara tenen nous companys d’aula. Els costarà acostumbrar-se a veure com els Herrera, Junqueras i Camacho treuen les mateixes notes que ells. És el moment ideal per començar de zero. Posar líders joves i decidir què volen ser, que és el que creuen. Poden posar per fi en marxa el “Nou PSC”. I demanar la seva independència… al PSOE.

6. A CiU s’han quedat en blanc. Mas va avançar les eleccions pensant que arrasaria. I no ha conseguit ni el pla a) majoria absoluta, ni el pla b) pujar molt i convertir el PSC en residual ni el pla c) quedar-se igual. La patacada és molt gran. Demanaven que els independentistes d’altres partits els “prestessin” el vot per fer una “amplia majoria”. I ha passat tot el contrari. No només no reben vots prestats d’ERC, sino que ERC s’endú rep regalats una gran part dels nous independentistes de CiU. La suma pot ser simplista, però… Quants escons perd CiU? 12. Quants en guanya ERC? 11.

7. La dreta catalana, afeblida i barallada. En primer lloc perquè els resultats no són bons. +1 (PP) -12 (CiU) = -11. En segon lloc, tots dos partits pensaven que muntar una baralla pública els donaria molts vots. Els insults els enfortirien mútuament. Però sembla que a Catalunya no som molt del “Sálvame DeLuxe”, nos ens va el morbo. Ara els dos partits estan amb relacions trencades. I no poden fer veure que no ha passat res. CiU perd vots i perd també el seu principal aliat.

8. L’esquerra catalana es desplega. IC-V ha sabut explicar que no només es pot viure de la il·lusió. Als barris hi ha famílies que ho han perdut tot en els últims anys, i als carrers hi ha hagut manifestacions cada dia (mestres, metges, farmacèutics, ajuntaments, transports, indústria, policia i bombers, estudiants…). Herrera ha buscat el seu vot i se n’ha endut uns quants. La CUP és un altre partit que parla clar amb els peus a terra. I, sense el recolzament dels mitjans (no calen, hi ha internet), ha entrat a fer polítiques anti-sistema des de dins el sistema (“volem ser el cavall de Troia”, deien).

Sólo Mas

Desde la mañana de viernes en la que Catalunya entera apareció forrada con publicidad electoral, Artur Mas no ha dejado de ser el centro de los comentarios. Todo el mundo tiene una opinión sobre el cartel que le han confeccionado, en el que aparece con los brazos extendidos, los dedos de las manos marcando la senyera y la mirada fija en un horizonte que sólo él parece ver.

En las redes sociales siguen comentando esta imagen que CiU ha querido proyectar de su líder bajo el lema “La voluntat d’un poble” (La voluntad de un pueblo). El parecido de Mas con el Moisés de Hollywood es tan claro que casi no puede ser una casualidad (aquí la comparación). Todo encaja para dejar a los ciudadanos con una idea sencilla:  el presidente liderará al pueblo hacia la tierra prometida.

Pese a las acusaciones de prepotencia, la dirección estratégica del partido, lejos de suavizar el tono, ha ido desarrollando el ‘storyboard’ en los últimos días. Se ha creado el hashtag #totsambelpresident, y los co-líderes del partido han desaparecido (incluso el incómodo Duran i Lleida) para convertirse en fans que arropan al jefe. El tinte religioso de todo ello lo ilustra de forma muy ácida un gag de la semana pasada del programa Polònia.

Mas ha anunciado que cuando acabe su misión (la de llevar a Catalunya al “estado propio”), se retirará para dar paso a otros. Le bastará con quedar en la Historia como la persona que llevó a Catalunya a su destino anhelado.

En todo esta aventura no le ha ido mal que un diario de Madrid especializado en conspiraciones (véase lo de ETA y el 11-M) haya montado un tinglado alrededor de unas supuestas cuentas del presidente en Suiza. Las respuesta parecía preparada de antemano: ‘Desde las cloacas, intentan atacar a Mas de todas las formas posibles’, nos dicen los convergentes, ‘porque saben que él es el único que puede llevar a Catalunya a la libertad’. Pero no le “destruirán”, decía Mas hace unos días entre los vítores de un público enfervorecido, y añadía (literal): “Si a mí me rompen las piernas, caminaré con las vuestras”.

Esta semana, el spot televisivo de CIU, que sale a diario en TV3 antes o después del “Telenotícies”, ha cambiado. El motivo puede ser las críticas que había recibido, aunque probablemente sea una mera decisión de campaña: refrescar los mensajes a media carrera. Otros partidos también lo han hecho. Desaparece el mar de banderas del anterior yel candidato se acerca a la cámara hasta casi comerse el espectador. Se trata de dar una imagen de cercanía. El lema secundario hasta ahora, pasa a ser el principal: “Fem-ho possible” (“Hagámoslo posible”).

Este es el vídeo:

Es un anuncio bastante normal, hasta que uno transcribe sobre papel las palabras del presidente:

que estamos en un momento de dudas, de interrogantes y también de sufrimiento (1). Pero ahora tenemos una oportunidad histórica, una oportunidad (2) que no estará ahí siempre, que debemos saber aprovechar. Una oportunidad única para vivir mejor (3), todos juntos. Llegaremos tan lejos como vosotros queráis (4). Y en este camino (5), sabéis que yo estoy y estaré a vuestro lado(6). Porque sólo si vamos juntos, lo haremos posible (6)”.

Una interpretación del mensaje podría ser la siguiente: el presidente es consciente de que el pueblo catalán está en una situación muy difícil y sin certidumbre (1). Pero se puede ver ya una esperanza futura (2), basada en la promesa de llegar a un destino soñado (3). El pueblo es quien con su esfuerzo puede conseguirlo (4), a través de una senda marcada (5), por la que el líder les acompañará en todo momento, marcando la dirección y dando seguridad (6).  Y así, el pueblo hará posible lo imposible.

Wow.

El domingo 25 veremos si los tciudadanos catalanes deciden darle a Mas los super-poderes que dice necesitar (la mayoría absoluta) o si, en cambio, dejan a medio coronar al auto-nombrado ‘rey Artur’ para confiar en otros representantes, que con menos carisma pero ideas probablemente más claras, ofrecen soluciones menos abstractas.

Modelando (moldeando) la realidad

Hoy empiezan las 2 semanas de “non-stop político” en Catalunya. En unas horas saldrán los partidos en tromba a lanzar sus mensajes, a alertar contra los mensajes de los otros y a repetir el nombre de sus líderes con voz emocionada.

De forma muy conveniente, justo hoy se presentan dos encuestas que pretenden pronosticar el resultado que podríamos el día de las elecciones. Los dos estudios son “oficiales”. Uno es del CIS (Centro de Estudios Sociológicos), bajo la supervisión del Gobierno de España. El otro es del CEO (Centre d’Estudis d’Opinió), bajo la supervisión del Govern de Catalunya.

El problema de las encuestas oficiales es evidente, se suelen “cocinar” (sobretodo cuando estan a punto de llegar las elecciones) según las necesidades del partido en el poder. Queda bastante claro si comparamos los datos que dan la una y otra:

ELECCIONES CATALANAS

A. Proyección de voto (en escaños) según el CIS (Gobierno de España):

CiU 63-64

PSC 19

ERC 17

PP 16-17

IC-V 11

Ciutadans 7

SI 1

B. Y la encuesta del CEO (Govern de Catalunya):

CiU 69-71

PP 18-19

PSC 15

ERC 14

IC-V 10

Ciutadans 6

CUP 0-3

Aunque en principio estos datos sólo son las opiniones de quien coge el teléfono en llamadas aleatorias, la diferencia del panorama que pintan los dos poderes dan a entender que a veces la respuesta depende de quién pregunta.

A. De los datos del CIS se puede sacar la conclusión de que el gobierno español quiere dar a entender que CiU no tiene en realidad el poder real entre la gente en Catalunya que  habitualmente se “auto-atribuyen”. Por tanto no llegarían a la mayoría absoluta (que está en 68 escaños). Además, se presenta a Esquerra como un peligro que crece, algo que un voto al PP, o por lo menos al PSC, ayudarían a frenar.

B. Los datos que saca el Gobierno catalán, en cambio, quieren dar otro mensaje: CiU es una gran fuerza hegemónica con la que la mayoría de los catalanes se puede sentir identificado. Obtendrá sin problemas la mayoría absoluta (esa “amplia mayoría que nos hará fuertes a la hora de negociar con España”,  que precisamente pedía Artur Mas en los últimos actos). Este resultado frenará al PP, que aun así es un peligro porque se sitúa en segunda posición. Los socialistas se descalabran.

Hasta aquí la visión de los dos gobiernos.

Hoy a las 00:01 empieza la lucha por llamar la atención de nosotros, los ciudadanos. Veremos cuál de estas dos “realidades” (y todas las encuestas que irán apareciendo a partir de ahora los medios) se parece más al único dato que realmente contará: el de los votos reales, el domingo 25 de Noviembre.

Cuatro años más para Obama

Portada de FoxNews tras confirmarse la victoria de Obama.

“Cuatro años más”. Con este titular dominando la portada de su página web, Fox News reconocía la victoria de Barack Obama. El canal de noticias 24 horas con más audiencia de EEUU, y el más agresivo con el presidente reelegido, asumía la derrota de Romney cuando en varios estados como Florida el recuento aún no se había cerrado. A Obama le hubiera bastado con ganar tres o cuatro de los llamados “estados indecisos”, pero al final se llevará la victoria en seis de estos siete lugares clave, incluida Florida.

Aunque el recuento seguía en muchas urnas al mediodía (horario en España), los candidatos ya han hecho sus discursos. En los pabellones habilitados en los que se siguió la noche electoral (Boston para los republicanos, Chicago para los demócratas), ya se está limpiando y desmontando los focos.

Tras una campaña más complicada (y más sucia) de lo esperado, Obama por fin ha podido salir a anunciar lo que, parece, él siempre dio por sentado. Será presidente del país hasta 2016 y no tendrá que contarse entre los mandatarios estadounidenses que perdieron el despacho oval tras sólo cuatro años.

Menos ilusionante que cuando hizo Historia convirtiéndose en el primer afroamericano que se ponía al frente de EEUU, su primer discurso volvió a apuntar a la esperanza. “Desde el fondo de nuestros corazones, sabemos que lo mejor está aún por llegar”. Durante los últimos meses, el demócrata intentó convencer a los ciudadanos de que ha sido la crisis lo que ha frenado muchos de los cambios que había prometido; que necesitaría un nuevo mandato para completar los avances sociales que no se han podido palpar en el día a día de la gente.

Mapa electoral según CBS

Obama habría obtenido el 50% de los votos frente al 48% de Romney . Más concretamente, 59.500.000 papeletas frente a 56.900.000, en el momento de escribir este artículo. Traducido en los llamados votos electorales, que son los que calculan el ganador, el demócrata ya obtiene (a falta de asignar algunos estados) más de 300, muy por encima de los 270 estrictamente necesarios para ganar.

Se esperaba una noche de mucha tensión y datos definitivos tardíos. Al final el resultado ha sido más nítid de lo que apuntaban las encuestas pero queda claro que el margen estrecho “confirma una profunda división ideológica del país”, como concluía la cadena CBS bien entrada la noche.

LA FUERZA EN LA SOMBRA: SENADO Y CONGRESO

Barack y su esposa Michelle celebran la victoria. Fuente: Reuters.

Obama volverá gobernar, pero es importante recordar que las acciones de un presidente en EEUU dependen del color de dos edificios clave: el Senado y el Congreso, que también se escogían ayer. Aunque suelen quedar a la sombra de la batalla por la presidencia, los senadores y los congresistas son los que acabarán por tirar adelante o no las futuras leyes.

La renovación del Senado ha favorecido a Obama: los demócratas amplían su mayoría (54-45). Pero los mismos votantes le complican su legislatura eligiendo un   Congreso dominado claramente por el color rojo. Los congresistas republicanos ya han superado la mayoría necesaria para dominar (218) cuando aún están pendientes los resultados de muchas circunscripciones.

REFERÉNDUMS
Junto a las papeletas nacionales, muchos estados aprovecharon la jornada para hacer sus propios referéndums sobre temas que alimentan el debate en el día a día de los ciudadanos. Un total de 117, entre los que destaca, por ejemplo, el de los estados de Washington y Colorado, donde se ha aprobado el consumo controlado de marihuana para mayores de 21 años, una medida que también se votaba en Oregón, donde ha sido rechazada.

El matrimonio homosexual, sobre el que Obama se mostró abiertamente favorable por primera vez antes del verano, se ha aprobado por mayoría en Maine, Maryland y Washington, y ha sido rechazado por los ciudadanos en Minnesota.

California votaba sobre la eliminación de la pena de muerte en su territorio (que ya han aplicado 17 estados del país), y aunque el recuento aun no estaba finalizado al escribir estas líneas, parece que la medida será rechazada. En cuanto a las apuestas, en cambio, los ciudadanos de Maryland habrían aprobado que se construyan más casinos y casas de apuestas, medida que defienden como una forma de crear nuevos puestos de trabajo

TRAS UNA LEGISLATURA DURA, VOTO DE CONFIANZA
Una de las claves en estas elecciones, una vez más, han sido los votantes de origen latino . Las primeras cifras de encuestas tras la votación apuntan a que un 70% se han decantando por Obama.  Esta minoría, que ya hace un tiempo superó en número a los afroamericanos, ha votado al Partido Demócrata para evitar que Romney cumpliera con sus planes de reducir las ayudas sociales y endurecer las expulsiones de inmigrantes sin papeles. El voto al candidato demócrata, sin embargo, no quita la decepción generalizada que se palpa entre los hispanohablantes, que han perdido protagonismo en la agenda demócrata y se sienten abandonados por aquellos que les prometían ayuda para cumplir el “sueño americano”.

Los grandes hitos de Obama como presidente se han dado en momentos puntuales. La orden de asesinar a Bin Laden cuando éste estaba acorralado por las fuerzas especiales dio al presidente la imagen de un líder contundente. El anuncio de la retirada de las tropas en Irak y Afganistán también fue aplaudido por la mayoría, aún cuando EEUU es un país acostumbrado al intervencionismo en el extranjero. También le sumó apoyos el éxito de reflotar con fondos públicos la industria del automóvil de Detroit (donde Obama ha ganado ahora con el 54% de los votos).

POLÍTICAS MUY CONTESTADAS
Otras decisiones del presidente fueron más difíciles. El principal ejemplo es la reforma del sistema sanitario, que Obama explicaba como necesaria en un contexto muy diferente al de los países europeos. “Obamacare”, como lo llaman despectivamente los republicanos, ha sido el centro de ataques permanentes de la derecha (especialmente del “Tea Party” y su radios y televisiones), por las nuevas deudas que iba a generar. Obama consiguió que, tras muchas disputas, los cambios empezaran a llegar. Los más pobres podrán acceder con más facilidad a la Sanidad, a cambio de aumentar el déficit de las arcas públicas.

La crisis ha sido otro tema de debate lógico que ha desgastado al presidente de EEUU en los últimos años. Ante un paro que a duras penas empieza recuperarse, el cierre de miles de empresas y la deslocalización de trabajos hacia países como China, Obama ha impusado medidas que no han tenido un impacto visible en la calle. Enfrente, Mitt Romney, un empresario de éxito, preguntaba directamente a los ciudadanos: “¿Está usted ahora mejor que hace cuatro años?”. El argumento a favor del republicano era convincente pero se ha demostrado que los estadounidenses finalmente no han votado sólo en clave económica.

MÁS REALISMO DE UN PRESIDENTE CURTIDO
“Tanto si he recibido vuestro voto como si no, os he escuchado, y me inspira más nuestro futuro que el trabajo hecho hasta ahora”, decía Obama en su discurso tras la victoria. Y añadía que en EEUU “no estamos tan divididos como la política nos hace pensar”. El mensaje de fondo es el de un presidente menos ilusionado y más realista que el hombre que llegó a la Casa Blanca con la moral por las nubes.

El presidente reelecto es conciente de que en las zonas no urbanas ha sumado detractores desde el principio de su mandato y que incluso las decenas de miles de jóvenes voluntarios que le empujaron en 2008 son ahora mucho menos entusiastas. Dejará atrás cuanto antes las expectativas no cumplidas de muchos de los que le escuchaban con ojos llorosos en su discurso en Chicago tras la primera victoria para centrarse en lo que hay por delante: “Este país avanza… Nunca he tenido tanta esperanza por América”, decía. “Todos juntos, con vuestra ayuda y por la gracia de Dios continuaremos nuestro viaje hacia adelante”.

ROMNEY: ACABAR CON LAS “PELEAS BIPARTIDISTAS”

Por su parte,  Mitt Romney aceptó la derrota con un talante que muchos han destacado en las redes sociales. En apenas 6 minutos de discurso, deseó “todo lo mejor al presidente, a la primera dama y a sus hijas”. Y añadía: “Este es un tiempo de gran reto para EEUU y oraré para que el presidente tenga éxito a la hora de liderar nuestra nación”. Tras agradecer a la gente que le acompañó en la carrera, una de las frases más comentadas y aplaudidas (no tanto en el recinto republicano, pero sí en los medios) fue esta: “Hay que estar a la altura del momento, no podemos caer en peleas entre los dos grandes partidos”. El candidato mormón añadía que la derecha estadounidense seguirá luchando por sus valores pero dio a entender que si de él depende, la voz de los republicanos será más constructiva: “Nuestros líderes deben cruzar las barreras entre partidos y hacer el trabajo para las personas”.

Las elecciones han pasado. El reto para Obama ahora es dar la talla ante un electorado que ha aceptado sus disculpas y confía en que podrá hacer en su segunda oportunidad las cosas que no ha conseguido en su primer mandato. La primera prioridad será crear puestos de trabajo para aquellos que no tienen ingresos. Pero tal como anuncian los analistas de la CNN: “La luna de miel post-electoral de Obama será corta”.

Artículo publicado originalmente en Protestante Digital.

Territorio hostil

Estoy sentado en unos asientos acolchados sin respaldo. La chica se ha apuntado los códigos de los 3 pares de zapatos que le he dicho (del tipo “10-2450”). “Déjame que me los apunte que si no no me acuerdo”. Coronel Tapioca son unos, siempre me hizo gracia la tienda de esta marca en la estación de trenes de Girona. Nunca entraba nadie allí, de hecho siempre estaba cerrada. Pero en las horas muertas esperando un bus o algo, hace muchos años, me acercaba a aquel escaparate gracioso para ver si entre esa ropa para ir de misionero a la selva había algo que una persona medianamente normal se podría comprar para lucir en la ciudad.

Éstas estan bien, pero necesito una talla menos. “Si tienes 5-8 minutos”, me dice la chica, muy amablemente, “te voy a buscar esa talla en un almacén que tenemos aquí en una calle al lado”. Le digo que bien, que gracias. No sé si sacar el móvil o mirar al suelo, la música disco me está atolondrando bastante. Me pican los ojos y veo en uno de esos espejos que hay en todos lados que los tengo rojos.

A los 10 minutos vuelve. Me pide perdón por la espera, le digo que no pasa nada, que gracias, y abre la caja con el 42. Pero son dos pies derechos. Se queda parada un momento, y se va a la zona de caja para expresarle su frustración a la jefa. La jefa pone cara de “què hi farem” y llama al almacén otra vez, que preparen un 42, izquierdo. Antes de salir, la vendedora me los enseña, como para que vea con mis propios ojos como han sido ellos los que se han equivocado. Me pide 15 minutos más. Porque de mientras tiene que atender a una clienta.

Yo me he sentado como ya en 3 lugares diferentes. El lugar tampoco no es tan grande. Va entrando y saliendo gente. En la zona de “Avance de temporada” hay unas botas de mujer forradas por dentro de piel de algun animal en peligro de extinción. Cojo un ejemplar (soy un cliente al que están haciendo esperar, tengo derecho a remover un poco) y toco la fibra esa, debe servir para hibernar, mínimo.

Ya llega mi caja, ahora sí. Tengo la nariz tapada, me lloran los ojos y estaba intentando jugar al “Angry Birds” en el móvil pero no me podía concentrar. Escribo algo sobre la frustración en el Facebook. Me he quedado sólo en la zapatería. La chica que ha hecho la carrera por mí me muestra, ahora sí, dos 42es. Cuando a uno de ellos se le salen 3 piezas de metal de los agujeritos donde pasan los cordones pienso por un momento en pretender que todo está ok y pagar la factura, para no humillar más a la pobre chica y sobre todo, para poder salir de allí por fin. Pero mi madre me enseñó que si compras algo tienes derecho a recibir un buen servicio. Asi que le comento a la chica, “mira, este pie tiene aquí estas piezas que se caen…” Ella lo mira, aguantando el tipo, y lo lleva a otro lado. Todo esto ya es un poco surreal.

Está saliendo al almacén, por tercera vez. Ha dicho a sus compañeras “yo me voy yendo”, como si despidiera hasta mañana. Llevo 45 minutos aquí dentro. La mestressa de la tienda, de cierta edad, me mira como pidiendo explicaciones, y yo siento la necesidad de excusarme: “Es que me gustan, si no ya habría cogido otro par de zapatos”. Otra dependiente sonríe un poco forzado. Que se acabe esto ya.

Por fin llega. La chica y yo parece que ya nos entendemos con la mirada. Esta vez se ha fijado de antemano que realmente esté todo en orden. Me da primero el izquierdo, para que lo pruebe bien. Espera. Y me da el derecho. Todo está perfecto. ¿Me puedo ir ya? Le digo que me los llevo puestos, no quiero cajas ni bolsas ni nada. Así que por fin me dejan pagar. Hace un rato sonaba por los altavoces “Euphoria” de Eurovisión.

Salgo a la calle cargando otra vez la mochila con el portátil y los libros. Tras caminar 150 metros, cerca de la Catedral, me siento un momento en un  bordillo para ajustarme los cordones. Sigo para Passeig de Gràcia. En el metro, de pie sobre mis Coronel Tapioca bien estables, me doy cuenta de que justo enfrente algo muy parecido a un ángel me acompaña unas paradas y se baja en Clot. Necesito una ensalada china. E irme a dormir.

A %d blogueros les gusta esto: