Archive | Music RSS for this section

Hip, Hip, ‘Hipster’!

Ser hipsters... a mayo de 2013, en Barcelona. (PlaygroundMag)

Ser hipsters… a mayo de 2013, en Barcelona. (PlaygroundMag)

Ya casi pasado el Primavera Sound, hemos visto lo ‘hipster’ cubrir Barcelona (léase el metro y los medios de comunicación) con mucha más clase que la camiseta blaugrana del Colón. Si Barcelona ya era moderna, estos días más de un ‘hipster’ auténtico habrá pensado en dejar esta etapa atrás, al observar cómo su estilo de vida se ha convertido definitivamente en algo totalmente ‘mainstream’.

La mitad de los europeos alternativos (culturalmente hablando, no hablamos de política) están estos días bebiendo Heineken’s en la capital catalana, mirando con sus gafas de sol en direccón a los nubarrones, al salir del hostal en Clot-Aragó en el que han dejado la maleta con 2 de sus 3  mudas (la negra para hoy, el  estampado de flores ayer y lo rojo claro chillón mañana).

hipster 6

Asistentes al Primavera Sound. PlaygroundMag

Cuando apareció el concepto, ser ‘hipster’ era vivir en los años 40 y que te gustara el Jazz. No el jazz clásico, claro, sino el moderno, ya se sabe, free-jazz y esas cosas. Pero ahora, la palabra se ha cargado con bastante más significado, pide más a los aspirantes. Ya que ser hipster es, ojo, “una subcultura de personas de entre los 20 y 30 años. De pensamiento independiente, protagonistas de la contra-cultura, la política progresista, amantes del arte y el indie-rock, la creatividad, la inteligencia y las bromas ingeniosas. Las mayores concentraciones de ‘hipsters’ se encuentran en centros cosmopolitas como Nueva York, Chicago y San Francisco. Se consideran rebeldes, rechazan las actitudes culturalmente ignorantes de los consumidores en general, y suelen a menudo ser vistos en tiendas de segunda mano, con pantalones vaqueros ajustados, zapatillas de deporte de la vieja escuela, y gafas de montura gruesa, si las llevan. Tienen pinta de estilistas creativos en salones urbanos. Tienden a ser bien educados”, todo esto, según Eduardo López Alonso.

Menudo trabajo, cumplir los nuevos parámetros. En lo musical, significa pasar horas en internet rastreando blogs indies que recomiendan links a listas de reproducción de ‘grupos promesa’ (aquí entraría cualquier estilo: post-rock, electropop, hardcore de pueblo, músicas del mundo). No es un hobby relajante, teniendo en cuenta que muy pocos lo pueden hacer como trabajo (sólo si eres redactor de Rockdelux o informador en España de Pichfork o medios parecidos). Los deberes hay que hacerlos en el tiempo libre. Una vez descubierto un hit que aún nadie conoce, de unos suecos muy bailables o una banda de argelinos, lo interesante es hacer correr la voz, pero no mucho.

Lo pop (ejemplo de hoy: One Direction en Madrid) debe ser reemplazado por música más seleccionada (elitista, criticarían algunos que no saben mucho), pero que siga siendo muy bailable, aunque no se oiga en las discotecas normales. Bloc Party, por ejemplo, eran para ‘hipsters’ hasta que “todo el mundo” se enteró de su música. Animal Collective fue sensación del 2009, saltaron a la “fama” con un trabajo bastante pop, así que quienes realmente les conocían enseguida recordaron que antes habían hecho música más oscura. El riesgo es claro: todo puede desvanecerse si se dice el nombre de un nuevo grupo islandés demasiado fuerte. El secreto del lifestyle ‘hipster’ está en compartir la información con sordina.

En cuanto a la apariencia (que sí parece muy importante, pese a la filosofía alternativa), ya todo el mundo sabe lo que es vestir ‘retro’, que al principio debía ser barato pero ya no (hasta la ropa de segunda mano parece que sube de precio… oferta-demanda, claro). Huir de las modas no sólo no es más barato, sino que puede ser frustrante. Hay pocas tiendas con ‘esos’ complementos especiales y se trataría de descubrirlas sin que otros te las pisen. El reto es vestir cada verano de una década diferente (cuál, lo dicen desde Nueva York o Camdem). Dependiendo de lo cerca del siglo XXI que quede la época seleccionada, podrán servir, según: faldas de la àvia, camisas de tu padre o camisetas de cuando tu hermano mayor tenía tu edad (esto servirá cuando llegue el revival e los 90s, que está al caer).

Cambio de escenario. PlaygroundMag.

En cuanto a la limitación de edad propuesta (20-30), la definición de arriba no parece muy clara. Por barrios tipo Born hay gente con mostachos retro muy conseguidos en sus cuarentas, y en la universidad (facultad: Periodismo) está la gente que lleva con más estilo los tejanos apretados de pitillo. Son los de Primer curso.

Para acabar habría que preguntarse qué significa exactamente ser ‘contra-cultura’ (¿se puede identificar a 2013 ‘una’ cultura dominante contra la que rebelarse?) y a la vez ‘subcultura’  (lo que se solía llamar tribu urbana).

Analizado todo ello muy superficialmente, sí queda clara una cosa. El nivel está muy alto. Se ‘hipster’ requiere ganas y bastante sacrificio. Aunque hay que matizar que los de ciudad (‘la ciudad’, léase: Barcelona) tienen algun gen que les facilita el camino (para los de pueblo, los intentos se quedan en ser ‘pijo’).

¿Pero el sacrificio realmente lo vale? Está bien tener estilo, hablar de tendencias de las que en tu barrio nunca han escuchado hablar o llevar la ropa que H&M pondrá de moda en 2015 (algún ‘coolhunter’ te fotografió paseando por La Rambla sin que te dieras cuenta).

El precio de ser alternativo es demasiado alto. Pero ahí está el quid para asegurarse de que lo ‘hype’ se mantenga en áreas reducidas.

hipster 5

La cerveza. PlaygroundMag.

[Perdón por avanzado por lo ‘mainstream’ de este post.]

Visto en 2012

 

drive_stills_08Drive. Esto debe ser a lo que llaman un Instant Classic. De golpe, Gosling se hizo grande infractuando en un personaje parco de palabras pero sobrado de complejidad. A su lado, Carey Mulligan y todo el resto de los protagonistas aparecen profundos a los pocos minutos de presentarse en pantalla. La banda sonora ochentera es increíble y hace fluir una colección de planos  preciosistas. Suave, suave, el ritmo del film da tiempo de saborearlo todo. De esa película quedarán la perturbadora sucesión de ternura y violencia, las cámaras lentas y una canción, “Hero”. [Un clip]

 

josh garrelsJosh Garrels. El cantautoor crea ambientes totalmente distintos según la fábula que cuenta. Una voz muy cercana al micro, grave pero con mucho registro, y melodías nada facilonas que sin embargo aún siendo complejas se pegan fácilmente. “White Owl” (de “Love & War & The Sea in Between”) eleva enseguida y uno se deja llevar hasta al final con una progresión sobre una arpegiado que te lleva hacia un lugar en el que se ha cuidado todos los detalles. Su manifesto, “The resistance”. [En Spotify]

 

phantogram2Phantogram. El dúo de New York se acompaña de esa madurez que va más allá del aspecto hype. Saben hacer música, y a partir de allí aplican todas las herramientas al alcance, no al revés. Destaca la producción soberbia que envuelve la voz especial de Sarah Bathrel. A diferencia de lo que el título del EP “Nightlife” pueda dar a entender, el disco no invita tanto a salir a bailar (aunque para nada faltan beats) sino más bien a encerrarse en una habitación con unos buenos auriculares y un té.  “Don’t move” es una delicia. [En Spotify]

 

skrillexSkrillex. Lo de este chaval bajito, con gafas de pasta, tímido y con estética ‘emo’ es bastante curioso. Desde su interior (y su ordenador) saca un sonido durísimo, cargado a la vez de adrenalina positiva. Los tracks son estridentes y metálicos, construidos para destacar lo rítmico por encima de todo el resto. Los loops cortan voces, sonidos, ecos y los convierten en detalles que rellenan cada compás de forma diferente, haciendo su música interesante incluso para gente sin ningún tipo de cultura ‘clubber’. [en Spotify]

 

jot DownJot Down. Una revista online completamente en b/n que apuesta por los textos largos. ¿Dónde se ha visto eso? (Pues, más de lo que se pueda pensar, otras muchas, como Suburbios van en la misma línea contracorriente). El olor clásico de Jot Down encanta por su aspecto cincuentero, pero convence sobre todo porque los que escriben y fotografían recuerdan a lo mejor de la cultura de revistas americanas de esa época pasada a la que evocan. Algo de nuevo periodismo, buena fotografía y entrevistas de carácter (insisto, largas), como las de Quim Monzó, Jon Sistiaga o Esteban González-Pons. [El Facebook]

 

Happenings

“I wish I could believe” canta Sarah Bathrel al final de Mouthful of Diamonds. (Foto: theartisttree)

Escuchando el disco “Eyelid Movies” de Phantogram (escuchar en Spotify) toman  especial sentido estos párrafos que leía hace unos meses:

“Aldous Huxley aportó una adición titánica (…), acuñó la expresión “una experiencia de primer orden”. Para alcanzar esta experiencia abogó por el uso de las drogas. (..) El caso es que en el compartimiento de abajo -la naturaleza- la vida carece de sentido; no tiene ningún significado. (…)

El hombre racionalista-humanista comenzó diciendo que el Cristianismo no era lo suficientemente racional. Ahora, después de recorrer un largo círculo, ha terminado siendo él mismo un místico, aunque un místico de características muy especiales. Es un místico sin realidades que apoyen su experiencia. Los antiguos místicos siempre afirmaron que en el fondo de sus vivencias había alguien; pero el nuevo místico dice que esto no tiene mucha importancia, puesto que lo importante es la fe.

Es decir: la fe en la fe, tanto si se expresa en términos religiosos como si lo hace en términos seculares. El salto es lo que vale, no los términos en los que el salto halla expresión. La verbalización, es decir: los sistemas simbólicos, pueden cambiar, y ello tanto si los sistemas son religiosos como si son seculares, tanto si usan una palabra u otra; todo es incidental tocante a la expresión. El hombre moderno se ve, pues, obligado a encontrar sus propias respuestas arriba, en el compartimiento superior, mediante salto, lejos de toda racionalidad. (…)

Leonard Bernstein, por ejemplo, en su sinfonía Kaddish indica que la música es la esperanza para el compartimiento superior. La esencia del hombre moderno radica en su aceptación de una situación de doble nivel, con una total independencia de los símbolos o palabras que se usen para expresarlo. En el campo de la razón el hombre está muerto y su única esperanza es encontrar alguna forma de salto que esté más allá de la comprobación de la razón. Entre ambos niveles no hay punto de contacto.

Es paralelo a los “happenings” y los “environments”, siguiendo a Marcel Duchamp, el aturdimiento de los sentidos por medio de la música electrónica”.

Francis Schaeffer: “Huyendo de la razón” (1968) p.82-100

Filtrar por autenticidad

Nos preguntamos a menudo si un grupo de música formado por gente con una fe clara tienen posiblidades de éxito, ante los prejuicios de la sociedad. Sin embargo, para la generación que ha formado su forma de entender la vida en la primera década del siglo XXI la pregunta ha dejado de ser relevante. Ya no se trata tanto de prejuicios a ideologías o comsovisiones, sino de autenticidad. No se descarta cierto arte por ser ideológicamente contrario a mi forma de ver las cosas, sino por ser falso (en el sentido de no creíble).

Si la hipocresía es lo que desacredita a un autor, no sus ideas, entonces habremos hecho un avance muy interesante. Perdemos fanatismo, ganamos pluralidad y habremos creado filtros más sensibles a lo prefabricado.

La pregunta del principio tendría que reformularse así: ¿Son los artistas que dicen creer en Dios auténticos o se les descarta como hipócritas? Ese será seguramente el nuevo baremo del impacto (o no-impacto) de un artista “creyente”.

Aquí 5  grupos que parecen haber reflexionado sobre esto:

Praxiz. Nuevo disco, y de nuevo, buenas críticas en revistas especializadas en hip-hop. Gira por varias ciudades con una banda muy conocida. Entrevistas en blogs del mundillo y reconocimiento de artistas con mucha trayectoria. Más música.

[youtube.com:http://youtu.be/TTwWXF-wTVw%5D

Dual Xock. Conocen bien el ámbito catalán,sobre todo en BCN. Aparecen en blogs, algunas reseñas en revistas. Más música.

[youtube.com:http://youtu.be/50rak_R4M3I%5D

Azimut Zero. Relativamente nuevos, finalistas nacionales de Surface festival. Más música.

[youtube.com:http://youtu.be/w7VntZ40DOM%5D

My dear Flotsam. Habituales en programas de música indie, en Radio3, p.ej. Tienen ya concierto grabado y emitido por La2. Tocan en varios festivales. Más música

[youtube.com:http://www.youtube.com/watch?v=NTVJVAfqIXg%5D

Papel Maché. Dos discos, repercusión al otro lado del charco, muchas actuaciones y un nuevo videoclip con el que cierran una etapa. Más música

[youtube.com:youtube.com:http://youtu.be/aO3ZAgeTGqE%5D

¿Conocéis otros grupos que cumplen el nuevo baremo?

(En Facebook: Praxiz, Dual Xock, Azimut Zero, My dear Flotsam, Papel Maché)

Rimando sobre lo eterno

Droi y Joanarman, comunicando.

Un resumen de la crónica del concierto de Praxiz en Barcelona, el 15 de marzo, en las sala Marula. Escrita para  Xtremjoven.

El nuevo disco (del que Praxiz ofrece algunas canciones de forma gratuita en SoundCloud) fue lanzado en diciembre de 2011 y ha vuelto a ser muy bien recibido. Esta vez ya sin ser una sorpresa, el grupo ha vuelto a protagonizar reportajes en Hip Hop Nation y Hip Hop Life, además de ser incluidos en listas de los mejores discos del género en medios como Mondo Sonoro.

Los títulos de cada canción de “Eternia 2013” hacen una referencia implícita a unos u otros hits de la banda de Martin Smith, referencia para miles de jóvenes en los años 90. Es más, aunque pueda ser prácticamente imperceptible a veces, el nuevo disco de Praxiz está hilado de principio a fin por riffs de guitarra, loops o trozos de coros del grupo británico. Una forma de homenajear la música que influenció la adolescencia de Joanarman y Droi (Delirious?, por cierto, ha dado su aprobación al experimento).

Oído el álbum, y visto el directo, se puede llegar a la conclusión que el nuevo set tiene mucho recorrido. “Eternia 2013” no es una agrupación aleatoria de ‘singles’ sino un pack de contenido uniforme en la temática (el Apocalipsis y el impacto de la fe en el día a día son los temas principales) y cohesionado en el sonido.

Funcionaron muy bien, durante el directo, las canciones “Caen”, “Está bien”, “Eterno” y especialmente “Voy a seguir”. Hubo tiempo para canciones antiguas (como Fauna y Flora), para improvisaciones e incluso participaciones como las de Maverick y Alley al micro.

De lo visto una vez más en Barcelona, Praxiz llega especialmente bien a la gente porque prefieren entretener que hinchar su ego, porque citan mucho más sus videos en Youtube que el precio de su álbum, porque anteponen la reflexión a la rima destructiva. Y destacan también porque, a diferencia de otras iniciativas impulsadas por cristianos, demuestran tomarse la forma, la música, muy en serio, más allá de usar el medio como simple altavoz para lanzar mensajes.

Praxiz no da por sentado el apoyo del público. Aún ante una audiencia pequeña, como la que hubo en Barcelona, se muestran totalmente involucrados. Entienden que la gente no paga una entrada para animar a los de arriba del escenario, sino que debería ser al revés: los artistas deben de ser quienes consigan involucrar al público.

Aunque la fe de sus integrantes impregna todas sus canciones, su cosmovisión no es lo primero que se detecta en sus canciones. Sin embargo, el momento más solemne de la noche sirvió para a explicar cuál es su forma de ver la vida. Con sólo las notas del teclado de fondo, Joanarman habló en un  solo  sobre su deseo de ver un mundo restaurado. Y citó sin tapujos a “Cristo” como la esperanza última.

El show acabó con un estribillo que resume la cosmovisión del grupo: “A donde quiero llegar, puedo ir más allá de lo que hay… en el cielo está mi gloria”.

Los 3 últimos vídeos, salidos de su nuevo álbum, son “Caen”, “La Venda” y “Profundidades”. Aquí su perfil de Facebook.

 

Megaexcusas

Megaupload. Quien no lo conociera por haber visto alguna película en streaming, lo conoce ahora por el revuelo que ha creado su cierre. Una gran parte de los internautas estan indignados con el FBI, al que se acusa de haberse tomado la justicia por su mano. Se vuelve a hablar de la injerencia totalitaria del gobierno de los Estados Unidos y de que se defiende a los más fuertes (en referencia a la multinacionales del entretenimiento).

Pero algo chirría. Por las reacciones en la web, parece que la página fuera una ONG que trabajaba para un mundo mejor o una entidad cultural sin ánimo de lucro. Pero aquí algunos cosas que hay que afrontar:

1. “Te ha afectado el cierre de Megaupload?”, pregunta una encuesta del diario Ara.cat, a pie de calle. “He dejado muchas series a medio ver”, es una de las respuestas. Y por ahí van los tiros de la mayoría de respuestas. Es verdad que algunos cientos de personas han perdido datos personales. Pero no es menos verdad que el 95% de personas en España que entraban en la web no lo hacían para guardar fotos de su familia o vídeos de las vacaciones. Muchos se sienten “afectados” simplemente porque antes podían ver un contenido que valía un dinero de forma gratuita. Y ahora ya no.

2. Nadie discute que quien hacía un buen uso de la plataforma tiene ahora derecho a ser compensado por el cierre. Es de pura lógica. Ahora bien, ¿por qué es Pirata.cat quien ha puesto la denuncia? ¿Qué credibilidad tienes como usuario cuando defiendes tus contenidos almacenados legalmente bajo una bandera pirata?

3. Y después están las imágenes El propietario de la web, Kim Schmitz (que se cambió el apellido a Dotcom), tenía cuando le detuvieron “11 millones de dólares neozelandeses, un Rolls Royce Phantom Drophead, un Cadillac Rosa de 1959, y otra docena de coches de lujo. En las matrículas personalizadas de algunos de ellos se leían palabras como ‘hacker’, ‘mal’ o ‘dios'”, explica El País. Si, como los defensores de la piratería de contenidos tecnológicos defienden, el copiar y lucrarse hasta estos niveles es legítimo, entonces se hace difícil seguir teniendo un debate serio.

4. Muchos internautas también conocen las filigranas legales para justificar que “intercambiar” no es “robar” y que “copiar” no es “delito”. Pero irse por los Cerros de Úbeda con juegos de palabras y coartadas basadas en detalles técnicos es complicar innecesariamente un debate que en realidad es mucho más sencillo. ¿Puede alguien distribuir gratuitamente algo que otra persona ha creado y que pensaba vender? ¿Si alguien no quiere pagar por un producto (cultural, ¡no estamos hablando de comida!) porque considera que es demasiado caro, de verdad sólo le queda el remedio de copiarlo? ¿Es copiar contenidos de grandes corporaciones la mejor forma de demostrar nuestro apoyo a los artistas con pocos recursos? Las preguntas se responden solas. Otra cosa es construir argumentos ficticios para seguir justificando por qué uno se  baja una película gratis en lugar de pagar los 18 Euros que cuesta en la tienda de la esquina.

5. “Copiar un disco no es lo mismo que entrar en una tienda y llevarse algo sin pagar”, dicen muchos. “La diferencia en internet es que cuando tú copias, compartes un contenido, lo multiplicas, no se lo quitas a nadie”. Pero, ¿desde cuándo puedes compartir con terceros algo que no te pertenece sin antes preguntarle al propietario si está de acuerdo en que tú lo compartas?.

6. La política de Creative Commons e iniciativas parecidas de licencias abiertas son the way forward al futuro. Muchos artistas se han ganado el reconocimiento distribuyendo su cultura de forma gratuita. Y así, internet sigue conviertiéndose en una inmensa red de grandes recursos. Además, algunas organizaciones de derechos de autores son corruptas o por lo menos, tacañas en la forma en la que buscan aumentar la recaptación en cualquier momento. Pero su actuación no debe de servir de excusa fácil para cuando uno se queda sin argumentos para defender la piratería.

7. Tenemos un grave problema con la cultura del “aquí , ahora, todo y gratis”. Nos hemos metido tanto en esta espiral ficticia que toparnos con la realidad de que las cosas cuestan, tardan y no son siempre tan fáciles como creemos, nos va a traer muchas frustraciones.

8. Nos quejamos de la corrupción de los banqueros que buscan agujeros legales para llevarse dinero. O de políticos que crean normativas que les benefician. Nos alarmamos ante ONG’s que tienen cuentas poco claras. ¿Pero qué pasa cuándo a nosotros se nos presenta una oportunidad para saltarnos las reglas? La corrupción empieza por las pequeñas cosas, y en uno mismo.

9. Por último. Dar lecciones de moral es muy feo, sobre todo cuando uno mismo ha caído en las cosas que critica. Así que esto no es un lección a nadie. Pero a lo mejor valdría la pena invertir toda la energía que utilizamos para justificarnos, en defender alguna causa más noble. Hay muchas ahí fuera.

Sound 2011 (II)

Quedan sólo días para acabar el año. Aún con la Navidad muy presente, aquí va la segunda parte de las canciones interesantes de 2011. Las del anterior post estaban más escondidas. Estas seguro que sonarán más.

THE STROKES – Macchu Picchu

Ya pueden recibir las críticas que quieran, pero la música de The Strokes camina, y camina muy bien. Genial como cuidan el sonido, cada nota cuando toca. Para que después Casablancas pretenda que canta con desgana (¡venga ya!).

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=3JxoUo43Zg8%5D

COLDPLAY – Hurts like heaven

Lo nuevo de Coldplay tiene sus detalles decepcionantes, como los tracks sin demasiado sentido con sólo un coro facilón. Esta pieza, sin embargo, sí está  a la altura. Cada vez más trabajadas las guitarras de  Jonny Buckland. Una gran pieza, de principio a final.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=bECRafNtY_s%5D

SWITCHFOOT – Selling the news

“Vice Verses” es una giro de tuerca más a la simplificación a la que van disco tras disco la banda de San Diego. Paso a paso, han vuelto a sus inicios. Cada vez más mensaje en menos palabras. Y esta es todo manifiesto contra la utilización de los medios de comunicación como herramienta para ocultar la verdad.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=kDPOu0Tmlv4%5D

FOO FIGHTERS – I should have known

Foo Fighters ya hace tiempo que se desprendió de la sombra de Nirvana. Acumulan canciones para hacer 2 álbumes de Greatest Hits (llevan uno). Hacen lo que quieren hacer, y lo hacen como pocos. “We don’t use computers and stuff like that, we just do rock’n’roll”. Genial el disco entero, de arriba a abajo. Esta, dedicada a Kurt Cobain: “I cannot forgive you yet”.

[youtube:http://youtu.be/k8zC6hKhbVk%5D

RADIOHEAD – Lotus flower

El baile de Thom Yorke es muy raro. Pero tampoco no hay nada nuevo en eso, los genios se permiten esas cosas. Lotus Flower es una canción que, como la mayoría de temas de Radiohead, crece cuanto más la escuchas. ¡La capacidad de crear ambientes de Radiohead sigue siendo sorprendente!

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=cfOa1a8hYP8%5D

A %d blogueros les gusta esto: