Happenings

“I wish I could believe” canta Sarah Bathrel al final de Mouthful of Diamonds. (Foto: theartisttree)

Escuchando el disco “Eyelid Movies” de Phantogram (escuchar en Spotify) toman  especial sentido estos párrafos que leía hace unos meses:

“Aldous Huxley aportó una adición titánica (…), acuñó la expresión “una experiencia de primer orden”. Para alcanzar esta experiencia abogó por el uso de las drogas. (..) El caso es que en el compartimiento de abajo -la naturaleza- la vida carece de sentido; no tiene ningún significado. (…)

El hombre racionalista-humanista comenzó diciendo que el Cristianismo no era lo suficientemente racional. Ahora, después de recorrer un largo círculo, ha terminado siendo él mismo un místico, aunque un místico de características muy especiales. Es un místico sin realidades que apoyen su experiencia. Los antiguos místicos siempre afirmaron que en el fondo de sus vivencias había alguien; pero el nuevo místico dice que esto no tiene mucha importancia, puesto que lo importante es la fe.

Es decir: la fe en la fe, tanto si se expresa en términos religiosos como si lo hace en términos seculares. El salto es lo que vale, no los términos en los que el salto halla expresión. La verbalización, es decir: los sistemas simbólicos, pueden cambiar, y ello tanto si los sistemas son religiosos como si son seculares, tanto si usan una palabra u otra; todo es incidental tocante a la expresión. El hombre moderno se ve, pues, obligado a encontrar sus propias respuestas arriba, en el compartimiento superior, mediante salto, lejos de toda racionalidad. (…)

Leonard Bernstein, por ejemplo, en su sinfonía Kaddish indica que la música es la esperanza para el compartimiento superior. La esencia del hombre moderno radica en su aceptación de una situación de doble nivel, con una total independencia de los símbolos o palabras que se usen para expresarlo. En el campo de la razón el hombre está muerto y su única esperanza es encontrar alguna forma de salto que esté más allá de la comprobación de la razón. Entre ambos niveles no hay punto de contacto.

Es paralelo a los “happenings” y los “environments”, siguiendo a Marcel Duchamp, el aturdimiento de los sentidos por medio de la música electrónica”.

Francis Schaeffer: “Huyendo de la razón” (1968) p.82-100

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: