Expropiar mi ‘timeline’

Google recoge mis datos y los contenidos que produzco en gmail, Plus, Youtube, WordPress, etc. Facebook guarda todo lo que tengo y tenía en mi muro, ahora ‘timeline’, y me sugiere añadir más información, crear nada menos que mi propia biografía online. Se trata de crear un perfil único y muy afinado de cada usuario de la red. Una colección de datos completa que sirva para convertirtme en un target muy afinado y así venderme publicidad adaptada al máximo a mis intereses, a quien yo soy. Así es como las redes y herramientas sociales han ganado valor en bolsa, es el arte de convertir información en dinero.

Facebook y Google saben tanto sobre nosotros (de algunos más que de otros, según nos hayamos expuesto) que se han converitod en la envidia de los gobiernos. Los estados suspiran por conocer tan bien a sus ciudadanos como Zuckerberg, Page y compañía nos conocen.

Así que los estados empiezan a pedir esa información a quien la tiene, legislando. No es tan difícil, basta con impulsar una ley que exija poder acceder a la información que ha acumulado una empresa. Se crea la ley con una mayoría parlamentaria (es decir, democráticamente), se aguanta el chaparrón de las críticas y protestas durante unos meses, y cuando la indignación minva, se aplica. Es ley y hay que cumplirla. Las empresas ceden, y nuestro perfil creado a lo largo de años y años con miles de datos que nos identifican,  pasa a manos del gobierno.

CISPA es una nueva ley que se está preparando en EEUU:

“La Cámara de Representantes aprobó esta semana un controvertido proyecto de ley que, de salir adelante, facilitará el intercambio de información entre empresas privadas y organismos federales. (…)

La legislación permite que compañías privadas que operan en la red intercambien información sobre los usuarios con las agencias federales, bajo la justificación de un posible ataque informático. El Gobierno, a cambio, también puede entregar datos significativos a las empresas para que puedan proteger sus sistemas. (…)

En uno de sus artículos más controvertidos, CISPA garantiza la inmunidad jurídica de aquellas organizaciones que entreguen datos de sus usuarios, un aspecto denunciado por varias organizaciones en defensa de los derechos civiles y de los internautas. (…)

“Una vez que el Gobierno tiene en su poder la información, la ley no explica cómo puede utilizarla, cuánto tiempo puede conservarla o a quién más puede cederla”, denuncia la organización a través de una página web creada específicamente para protestar contra la falta de garantías establecidas en la ley. (…)

Facebook o Twitter podrían intercambiar el contenido de los muros o los mensajes de sus usuarios con las agencias de inteligencia siempre que consideren que su contenido supone un riesgo para la seguridad informática del país. (…)

Sin embargo, mientras que los líderes de estas compañías se mostraron abiertamente en contra de las leyes SOPA y PIPA, CISPA cuenta con importantes apoyos en el mundo empresarial – como Facebook o Microsoft- dado el carácter voluntario del intercambio de datos y la inmunidad jurídica que les garantiza la ley. El País, “Ciberespiados por su bien” 28/04/12

EEUU empieza a preparar el camino para acceder a los datos personales almacenados online. CISPA de momento habla de “ceder voluntariamente”, sólo en caso de amenaza a la seguridad nacional. Pero ya que se ha colocado el precedente, cabe pensar que de aquí a unos años las iniciativas legislativas ya no serán tan políticamente correctas. Nuevas leyes podrían exigir que toda la información que hemos subido a internet deba ser entregada a la administración, sin reservas.

Para que las empresas no se sientan explotadas, estas recibirían inmunidad jurídica como compensación, explica la noticia. Una ‘ayudita’ a cambio de que las grandes companías no pongan obstáculos.

La justificación, como siempre, es que los gobiernos hacen estas políticas “para garantizar nuestra seguridad”. Los gobiernos necesitan más información con tal de protegernos mejor de posibles ataques del “enemigo”.

¿Qué podría implicar todo esto? Teorizando mucho, el problema en unos años para cualquier ciudadano podría ser este. Toda la información que sobre mí se ha creado está en manos de un gobierno. Hay que recordar que un gobierno no es algo abstracto o neutral, son personas con sus ideas e intenciones y una agenda política. Este gobierno, que me conoce perfectamente porque sabe todo lo que internet dice de mí, está dirigido por un presidente que en un momento concreto considera, siempre según su criterio pero avalado por una “mayoría social”, que yo me he convertido en un peligro para la nación que él lidera. Que mi ideología, mi fe, mi comportamiento o mis expresiones (privadas y públicas, pasadas o presentes), han dejado aceptables socialmente. En otras palabras, me he convertido en una amenaza. Y por tanto hay que proteger a la sociedad de alguien como yo. Ese gobierno, según una ley concreta, tendría acceso a toda la información que hay sobre mí en internet (pública o privada): mis opiniones, los sitios donde estuve, mis amistades, las organizaciones que he apoyado, los contenidos que compartí, todo. Suficiente información para dictar una sentencia. Un “timeline” completo que apuntaría a mi culpabilidad.

El ejemplo es una teoría conspiratoria, hoy por hoy. Pero pasos como los de la CISPA en Estados Unidos, abriendo la vía a expropiar la información de empresas privadas que prometían guardar nuestros datos personales bajo llave pueden preparar el terreno para dar una información valiosísima a pocas personas con mucho poder, y potencialmente un control sobre los individuos que suena a ciencia ficción. La información es poder, hoy aún más. Iniciativas como las que se impulsan ahora facilitarían mucho que vuelvan a surgir sistemas de control ideológico que ya se vivieron en el siglo XX. Con el añadido de que tendrían un impacto global, como la información en internet.

Vale mucho la pena leer 1984, de George Orwell. Escribió la novela en 1949, parece mentira.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

One response to “Expropiar mi ‘timeline’”

  1. Gemma. says :

    Justament fa un parell de dies, els de facebook m’han canviat obligatòriament el model antic al nou de “timeline”… Indignada totalment. Així que, em ve bé el teu article. Des que fa dos dies em canviaren el fb, pensava en treure tot lo antic (lo únic que es triga un munt). Però després de llegir això…, ja m’ho plantejo seriosament…

    Tot just aquest migdia, en un dels meus breaks de biblio, parlava amb una amiga de Madrid i que les dues estem de Sèneca a Tenerife, sobre el “1984” d’Orwell i la situació actual que es viu. I sent ciècia ficció, que pugui passar (o ja passi) a no ser-ho.

    Molt interessant el teu article.

    Una abraçada,
    Gemma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: