Megaexcusas

Megaupload. Quien no lo conociera por haber visto alguna película en streaming, lo conoce ahora por el revuelo que ha creado su cierre. Una gran parte de los internautas estan indignados con el FBI, al que se acusa de haberse tomado la justicia por su mano. Se vuelve a hablar de la injerencia totalitaria del gobierno de los Estados Unidos y de que se defiende a los más fuertes (en referencia a la multinacionales del entretenimiento).

Pero algo chirría. Por las reacciones en la web, parece que la página fuera una ONG que trabajaba para un mundo mejor o una entidad cultural sin ánimo de lucro. Pero aquí algunos cosas que hay que afrontar:

1. “Te ha afectado el cierre de Megaupload?”, pregunta una encuesta del diario Ara.cat, a pie de calle. “He dejado muchas series a medio ver”, es una de las respuestas. Y por ahí van los tiros de la mayoría de respuestas. Es verdad que algunos cientos de personas han perdido datos personales. Pero no es menos verdad que el 95% de personas en España que entraban en la web no lo hacían para guardar fotos de su familia o vídeos de las vacaciones. Muchos se sienten “afectados” simplemente porque antes podían ver un contenido que valía un dinero de forma gratuita. Y ahora ya no.

2. Nadie discute que quien hacía un buen uso de la plataforma tiene ahora derecho a ser compensado por el cierre. Es de pura lógica. Ahora bien, ¿por qué es Pirata.cat quien ha puesto la denuncia? ¿Qué credibilidad tienes como usuario cuando defiendes tus contenidos almacenados legalmente bajo una bandera pirata?

3. Y después están las imágenes El propietario de la web, Kim Schmitz (que se cambió el apellido a Dotcom), tenía cuando le detuvieron “11 millones de dólares neozelandeses, un Rolls Royce Phantom Drophead, un Cadillac Rosa de 1959, y otra docena de coches de lujo. En las matrículas personalizadas de algunos de ellos se leían palabras como ‘hacker’, ‘mal’ o ‘dios'”, explica El País. Si, como los defensores de la piratería de contenidos tecnológicos defienden, el copiar y lucrarse hasta estos niveles es legítimo, entonces se hace difícil seguir teniendo un debate serio.

4. Muchos internautas también conocen las filigranas legales para justificar que “intercambiar” no es “robar” y que “copiar” no es “delito”. Pero irse por los Cerros de Úbeda con juegos de palabras y coartadas basadas en detalles técnicos es complicar innecesariamente un debate que en realidad es mucho más sencillo. ¿Puede alguien distribuir gratuitamente algo que otra persona ha creado y que pensaba vender? ¿Si alguien no quiere pagar por un producto (cultural, ¡no estamos hablando de comida!) porque considera que es demasiado caro, de verdad sólo le queda el remedio de copiarlo? ¿Es copiar contenidos de grandes corporaciones la mejor forma de demostrar nuestro apoyo a los artistas con pocos recursos? Las preguntas se responden solas. Otra cosa es construir argumentos ficticios para seguir justificando por qué uno se  baja una película gratis en lugar de pagar los 18 Euros que cuesta en la tienda de la esquina.

5. “Copiar un disco no es lo mismo que entrar en una tienda y llevarse algo sin pagar”, dicen muchos. “La diferencia en internet es que cuando tú copias, compartes un contenido, lo multiplicas, no se lo quitas a nadie”. Pero, ¿desde cuándo puedes compartir con terceros algo que no te pertenece sin antes preguntarle al propietario si está de acuerdo en que tú lo compartas?.

6. La política de Creative Commons e iniciativas parecidas de licencias abiertas son the way forward al futuro. Muchos artistas se han ganado el reconocimiento distribuyendo su cultura de forma gratuita. Y así, internet sigue conviertiéndose en una inmensa red de grandes recursos. Además, algunas organizaciones de derechos de autores son corruptas o por lo menos, tacañas en la forma en la que buscan aumentar la recaptación en cualquier momento. Pero su actuación no debe de servir de excusa fácil para cuando uno se queda sin argumentos para defender la piratería.

7. Tenemos un grave problema con la cultura del “aquí , ahora, todo y gratis”. Nos hemos metido tanto en esta espiral ficticia que toparnos con la realidad de que las cosas cuestan, tardan y no son siempre tan fáciles como creemos, nos va a traer muchas frustraciones.

8. Nos quejamos de la corrupción de los banqueros que buscan agujeros legales para llevarse dinero. O de políticos que crean normativas que les benefician. Nos alarmamos ante ONG’s que tienen cuentas poco claras. ¿Pero qué pasa cuándo a nosotros se nos presenta una oportunidad para saltarnos las reglas? La corrupción empieza por las pequeñas cosas, y en uno mismo.

9. Por último. Dar lecciones de moral es muy feo, sobre todo cuando uno mismo ha caído en las cosas que critica. Así que esto no es un lección a nadie. Pero a lo mejor valdría la pena invertir toda la energía que utilizamos para justificarnos, en defender alguna causa más noble. Hay muchas ahí fuera.

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 responses to “Megaexcusas”

  1. Abel Roncero says :

    Interesante y muy bueno!! Te tengo que dar la razón en lo que dices, Joel!
    Un saludo!

  2. Isma says :

    Si señor!

    Digne de ser llegit i compartit 🙂

    Merci Joel 😉

  3. Miguel says :

    Hay dos cosas que yo no entiendo. Si “dotcom” ganaba tantísimo dinero, tantos millones con megaupload, por qué no genera la industria un portal igual pero llevado por ellos? Así el dinero iría no para este empresario sino para la industria y los creadores. Por otro lado, creo que, desgraciadamente, no existe ninguna alternativa legal a la mayoría de las descargas de las series. Dónde puedo comprar el Doctor Who de los 60 subtitulado en español? Si existiera alguna forma de verlo pagando, al estilo filmin, lo haría, pero la realidad es que no hay otra opción. De ahí el problema del cierre de megaupload. Saludos! 😉

  4. Voltaire says :

    yo creo que la industria debería adaptarse a los tiempos y no los tiempos a la industria, como cuando se inventó la radio.

  5. Dani says :

    Joel, jo subscric al 100% l’article!

    De tota manera trobo a faltar una mica més de critica als drets d’autor i al copyright. Si s’haguessin plantejat això d’una altra manera, no estaríem parlant de pirateria o, almenys, no al nivell que ho fem ara. Hi ha coses interessants, especialment quant a la música (spotify, grooveshark), però fa la impressió que els taurons de la indústria no són els millors amics de les innovacions.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: